El exitoso procedimiento fue realizado por personal de la Comisaría El Manantial a partir de una tarea investigativa y de vigilancia.

De acuerdo a fuentes policiales, el 28 de noviembre, un informe proveniente de la Comisaria Seccional Novena, alertó a todas las dependencias policiales y unidades de la Policía sobre el robo de una camioneta en la que solicitaban que en caso de divisarla, sea inmediatamente secuestrada. Con dicho informe se aportó datos de número de patente, números de chasis y motor, entre otras características del rodado.

Posteriormente, los efectivos de la Comisaría El Manantial recibieron información sobre el rodado, que se encontraría en su jurisdicción. Es así que, mediante tareas de inteligencia y vigilancia lograron detectar la vivienda en la que se encontraba la camioneta. La misma estaba pintada de otro color pero reunía las demás características del vehículo sustraído.

Para corroborar las sospechas, los jefes de la Comisaría junto a personal de la División Patrulla Motorizada El Manantial, se presentaron en dicha vivienda donde procedieron a realizar las averiguaciones del rodado, el cual al ser consultado en la Oficina de Verificación de Dominio de la Policía, determinaron que tenía pedido de secuestro por la causa robo de automotor, constatando de esta manera, que era la camioneta robada en capital.

De inmediato procedieron a trasladar el vehículo hasta la dependencia policial. Posteriormente, se presentó el supuesto propietario del rodado, un hombre de 58 años, quien aseguró que había adquirido dicho vehículo hacía poco tiempo a un tal “Naranjo” por un valor de $3.000.000, además exhibió la documentación respaldatoria de dicha operación.

La situación fue comunicada a la Fiscalía de Robos y Hurtos que dispuso el secuestro del rodado y, en cuanto al conductor, que no se adopten medidas privativas de la libertad.

Noticias relacionadas