El dólar blue superó los $1000 durante este martes y todo hace suponer que la corrida cambiaria informal seguirá moviéndose. Esta situación ha generado comportamientos de hiperinflación en las cadenas de supermercados.

Últimas horas no solo se dieron nuevas listas de precios, con aumentos que rondan el 10%, sino que también se están reflotando comportamientos típicos de períodos de hiperinflación. Las entregas se suspenden o, en el mejor de los casos, se cuotifican, el mejor negocio es stockearse de mercadería, los pesos le queman a todo el mundo y el crédito comercial está prácticamente desaparecido.

“En principio, no debería haber grandes cambios porque el dólar oficial no se mueve y todas las operaciones de alimentos están basados en el oficial, ya sea materias primas, producto terminado o insumos productivos. Sin embargo, el tema a seguir es el abastecimiento. Cada vez más proveedores nos pisan las entregas y prefieren volcar más mercadería al canal tradicional, donde pueden pasar los aumentos. La situación es especialmente complicada con los productos más commodities, como las harinas y los aceites”

“El tema de abastecimiento está cada vez más difícil. El programa de Precios Justos está activo, con muchas dificultades de entregas. Actualmente, vendemos más de lo que recibimos, esto es muy preocupante para nuestro negocio. Son momentos delicados”

“Los aumentos que los proveedores no pueden canalizar con los supermercados por los acuerdos como Precios Justos se vuelcan a los comercios chicos. Y se están dando casos inéditos como listas que cambian todo el tiempo, incluso en el mismo día te pueden llegar dos listas nuevas”

“Si tenés una relación de larga data con un proveedor, lo que te están haciendo es cuotificarte la entrega. Pedís diez cajas y te dan cinco. Nadie te deja stockearte. Y en estos casos, el precio es lo de menos. Terminás convalidando cualquier precio porque sabés que el mejor negocio es sacarte de encima los pesos”

Desde la Federación de Almaceneros bonaerense, su titular Fernando Savore señala que en la “reposición” de mercadería que hacen -y que puede ser cada 15 días- detecta “subas permanentes”. Hace una mención especial del arroz: “Hace 30 días desapareció. No hay. Lo que se puede conseguir son marcas no consocidas: medio kilo que vendía a $390 lo repuse a $500. Corremos detrás de los precios”, dijo.

“Los clientes están peor -agrega Savore-. Arrancó el mes comprando una determinada cantidad que ya sabe que no podrá comprar”. Desde el viernes hasta ahora se “agudizó” el faltante de fideos y galletitas.

“El abastecimiento se va a complicar, ya lo sabemos, se agudiza cada vez más. Ya escuchamos que el precio del dólar blue no debería tener incidencia en los productos de primera necesidad pero no es así, desde una pinza al dulce, golpea a todo”, añade. /La Nación

Noticias relacionadas